“¿A dónde vas?” “A poner bocatas en la tarra” (2)

Ya estamos de vuelta. Completamente agotados. Difícil hubiera sido poder poner ayer alguna que otra palabra. El agotamiento físico y mental después de dos días repartiendo “sonrisas” y muestras, era evidente. ¿Y mereció la pena? Afortunadamente sí.

Y por muchas razones:

Sentimentales: nos encontramos varios amigos. Muchos buenos amigos. Y por primera vez, ¡no hubo complicaciones! Fue quedar a una hora y estar todos. Bueno, Conradi y yo sufrimos el retraso del tren pero sólo fue media hora. El caso es que el reencuentro con la tropa fue único. Mikel e Iñaki, llevaban tiempo ya en Angouleme. Y nos transmitieron su sabiduría. De hecho, nos consiguieron una entrevista con Cambourakis. Al margen, nos cedieron su “ser y su esencia”, es decir, sus pases. Hecha la ley, hecha la trampa. ¡Mil gracias amigos! Organización: espabila. O mejor, no.

Foto de "parejas" (¡creativas leche!). De izquierda a derecha: Iñaki, Conradi, Die, Mikel e Ippóliti. En una cafetería en Angoueleme preparándonos para el "combate".

Y luego, Die, Laura e Ippóliti. Que decir. Bueno, Die nos ayudó (como siempre) concertándonos dos entrevistas con importantes editoriales francesas y lo intentó con otra. ¡Otras mil gracias Die! Ippóliti (como siempre también) siendo el capo del evento. Y Lau manejando todo a su antojo. Parecía que llevaba en Angouleme media vida.

Laborales: para nosotros, con nuestra falta de experiencia (Die nos fue asesorando) todo un logro. Funcionamos a la antigua: con la cara por delante. Método fácil: chapurreando un poco y con las muestras encima de la mesa. Conseguimos respuestas de todo tipo. Aprendimos la clave: el mercado francés tiene una forma de ser y no acepta cambios de estilo. Así y punto. Lo tomas o lo dejas. No hay medias tintas. Y ya da igual que se trate de una editorial grande a una independiente. Todo el mercado francés está muy encorsetado en torno a la línea clara. A mí personalmente no me importa. Prefiero una historia de corte clásico al estilo superficial de la nueva bande dessinée (lo digo en público, la mayoría de autores “nuevos” me parecen una panda de jetas que con un falso discurso “antiburgués” inundan las librerías con obras resultonas que no van a pasar el latido del tiempo. Si son tan anti que dejen de ganar miles de euros -algunos millones gracias al I-POD- a destajo).

El caso es que en el stand de las independientes el sábado por la mañana, al principio no cosechamos mucho éxito. Conradi y yo defendíamos “Lágrimas de sangre”. Luego él arremetía con su maravilloso libro de artista. Y yo cerraba con las muestras de Dante y Fer. La verdad, es que el éxito de las negociaciones se basaban en Conradi. ¡Qué labia y qué poca vergüenza! ¡Olé! ¡Eres el más grande!

El caso es que la respuesta más o menos era “no están en francés, ¿me las puedes enviar mejor traducidas'”. Y alguna que otra chapa de campeonato para decirte que no le interesaba. Claro, veíamos que tanto esfuerzo era para nada. Para enviarlas por internet…

El rumbo varió radicalmente por la tarde. En el stand de los jóvenes vivimos nuestro primer O.T. Se reunen todos los novatos como nosotros. Haces colas interminables para las grandes editoriales (Dargaud, Casterman, Soleil…) y un editor te rechaza o te hace una oferta que puede llegar a buen puerto o no. Vamos que lo estudiaran más detenidamente pero ya es un gran paso. No os hacéis la idea de la cantidad de palos que se lleva el personal. Pasar ese corte es difícil. ¡Pero lo superamos! No diremos la editorial para no gafar el asunto. Pero una magnífica que se interesó muchísimo por “Lágrimas de sangre”.

Ya entonces caminamos con seguridad. El objetivo estaba hecho. Y a partir de ahí todo rodado. Conradi y Raquela ofertas para ilustrar libros, para sus cómics, etc. Y yo tres ofertas más: una para “El sol escondido” y dos para “El vacío”. ¡Y en editoriales del copón!

Repito: son ofertas. Pueden llegar o no a buen puerto. Pero están ahí. ¡Están ahí!

A mí, la verdad (y eso que siempre tengo los pies en la tierra), me han dado muy buen pálpito. En serio. Pero me quedo con la “seriedad” de los consejos de Die: “desconfía del editor buena onda”. “Mejor el que hace números de empresario con vos”.

Fuimos de noveles y volvemos con la idea de profesionalizar nuestro producto. Primero, porque ya sabemos lo que nos piden (el secreto, si no os importa, me lo guardo). Segundo, porque gracias a un buen amigo de Conradi (que no creo que nos cueste hacerlo nuestro), vamos a llevar todo traducido. Y vamos a tratar de convertirlo en nuestro petit representante sobre la faz de la tierra. En nuestra vía de entrada al mercado francés.  Alguien que nos revise contratos y propuestas. Amén de la traducción. ¡Fernando la que te espera!

En resumen y como nos dijeron esa tarde de sábado cuando nos entraron de emoción los mil temblores: “la pelota está en vuestro tejado”.

Anuncios

9 pensamientos en ““¿A dónde vas?” “A poner bocatas en la tarra” (2)

  1. Me llena de alborozo sus buenas nuevas, Maese Mora, y le deseo la mejor de las fortunas de todo corazón.
    Nada me haría más ilusión que reseñar una obra suya (o más).

    Un abrazo!

  2. Buenísimo, Javi, gran reseña!!! Pero me quedo con ganas de mas! Y es que nunca me va a acanzar, debió ser espectacular la experiencia!
    En fín, espero que se me llene “el vacío” (Cua!).
    Abrazo enorme y gracias por compartir!

    • Y por qué no. El año que viene vamos juntos. Hay que trabajar duro, ché. Pero en serio el Vacío creo qu fue la que más gustó. ¡Cruza los dedos Fer!

  3. hola,
    bueno, yo acabo de ofrecerte mis humildes servicios por mail…pero veo que ya tienes traductor?dime lo que sea(sin problemas) pero pa saberlo ya

    un beso

  4. oye, aparte de eso me encanta tu blog, ya ves, ultimamente no habia ni tenido tiempo de verlo. Bueno, lo de los franceses encorsetados, aunque no conozco el mundillo no me sorprende nada, son asi para todo, para toooooodo(excepto algun especimen medio iberico contaminado por la picaresca que tengo en casa), por cierto, ya veo que lo de no pagar en angoulème va siendo una tradicion. Me he reido cuando lo he visto!! a ver si el año proximo podemos ir de nuevo contigo! espero tus notcias, un beso

    • Jajajajaja. Pues sí. Es el reto de cada año ir de gratis por Angouleme. Si es que el maestro Rafi me enseñó mucho jejeje. Y ojalá que el año que viene podamos volver todos. La verdad, es que esta escapa francesa mola. Y de lo que tengo ganas es de pasar en París más de tres horas. ¡Qué ya me vale! BESO ENORME.

  5. Holaaaaaaa!!!
    Qué linda reseña amigo mío!. Estoy con nostalgia de Angouleme ya…jajaja
    Mucho calor en Argentina..y yo que me quejaba del frío. Brrrr
    Todavía saboreo la ensaladita aquella.
    Espero que me devuelvas pronto a mi marido. Y no lo hagas engordar tanto, eh?
    Me viene escribiendo informes desde Melilla que dan envidia. Quiero estar ahí!!!. Ya se dará. No extrañan mi hinchapelotez?
    Te quiero un montonazoooo! Ya lo sabes. ABRAZOS!!!! la vazquez

    • ¡Querida amiga! Ya te mando al Die de vuelta. Disfruto mucho peroooo deberías de haber venido, ché. Ya sabes que aquí está tu casa. Os lo digo ya: lleva buenos regalos. El tuyo te va a encantar, ojo.
      En lo de los kilos ya no lo conseguimos. En Melilla lo único que tenemos son bares, Lau. Jejejeje.
      ¡Te mando un beso enorme!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s